CERCAS ELECTRICAS

Si pones atención a tu alrededor, un gran número de casas, residencias, terrenos y edificios de oficinas cuentan con cercas eléctricos en su perímetro. Este sistema de seguridad es tan discreto que muchas veces pasa desapercibido.

 

Y es que un cerco eléctrico es un conjunto de alrededor de cinco cables finos instalados de manera horizontal sobre postes aislados. Este sistema es de los más eficientes porque prácticamente nadie se atrevería a tocar las líneas de electricidad.

 

En América Latina, el 82% de las personas protegen sus espacios con cercos perimetrales eléctricos y es porque su relación costo-beneficio es muy bueno, además de que lo consideran el sistema de protección más eficiente.

 

Todos los cercos eléctricos deben contar con la leyenda “Peligro Alto Voltaje”. Este cartel logra una primera disuasión psicológica que acaba con las intenciones de cualquier persona. En caso de no hacer caso, el sujeto puede acercase y recibir una descarga eléctrica.

 

Si un asaltante corta los cables, se lanza una alarma sonora de alerta a las autoridades. Es importante recordar que la colocación de estas vallas también está regulada porque no pueden estar a la altura del público en general, es decir, deben estar al menos a dos metros de altura.

 

Siempre es recomendable contratar a una empresa certificada en la colocación de cercos eléctricos y tener prueba de sus títulos. Es importante que la cerca electrificada tenga corriente regular y no presente cambios bruscos de energía porque podría ocurrir un corto o accidente.